Imagen de edificios de viviendas en Irun (Gipuzkoa)
Ayudas al alquiler en vivienda libre de Euskadi por la crisis del COVID-19
1 mayo, 2020
Escaparate de un comercio en Irun (Gipuzkoa)
Condiciones para la apertura de comercios y servicios profesionales
4 mayo, 2020

Medidas exigidas a la hostelería y restauración para retomar la actividad

Imagen de varias terrazas en el centro de Irun (Gipuzkoa)

El Boletín Oficial del Estado (BOE) recoge con detalle las medidas que deben adoptar los establecimientos de hostelería y restauración para recuperar en parte la actividad a partir de esta primera semana de mayo. De momento, están permitidos servicios de entrega a domicilio y la recogida de pedidos en el local, pero está prohibido el consumo en el interior. Y solo pueden abrir al público durante el horario de recogida de pedidos.

En la entrega a domicilio es posible establecer un sistema de reparto preferente para personas mayores de 65 años, personas dependientes u otros colectivos más vulnerables a la infección por COVID-19. En el caso de la recogida en el local, es el propio estabelecimiento quien fija una hora para evitar aglomeraciones.

La vuelta a la actividad para este tipo de negocios es compatible con la Prestación por Cese de Actividad, que se cobrará hasta el último día del mes del estado de alarma y sus prórrogas (actualmente, 31 de mayo) y el ERTE. De hecho, se puede sacar del ERTE a trabajadores de forma gradual a medida que se vaya recuperando la actividad, sin tener que incorporar a todos a la vez.


Higiene y prevención de riesgos laborales

Se han definido una serie de medidas en materia de higiene y prevención de riesgo laborales. Es necesario que todos los trabajadores cuenten con equipos de protección individual adecuados, como mínimo es obligatorio el uso de mascarillas, y de que dispongan de geles hidroalcohólicos con actividad virucida (autorizados y registrados por el Ministerio de Sanidad) y/o jabones para la limpieza de manos.

De cara a los clientes, tiene que haber a la entrada geles hidroalcohólicos con actividad virucida. Y a la salida del local se deben colocar papeleras con tapa de accionamiento no manual. El tiempo en el interior ha de ser el estrictamente necesario para realizar la recogida del pedido.

Aquellos locales en los que por espacio puede haber más de un cliente a la vez, se requiere señalizar de forma clara la distancia de seguridad de dos metros entre clientes, con marcas en el suelo, o mediante el uso de balizas, cartelería y señalización. Eso sí, un mismo trabajador no podrán atender de forma simultánea a varios clientes.


Apertura de terrazas en la fase 1

Una vez comience la fase 1 (prevista en algunos territorios para el 11 de mayo) se va a permitir reabrir al público las terrazas con una limitación del 50% de las mesas permitidas. Para ello, se toma como referencia la licencia municipal en el año inmediatamente anterior. La distribución de las mismas deberá garantizar la distancia de al menos dos metros entre las mesas o, en su caso, agrupaciones de mesas.

Aquellos establecimientos de hostelería y restauración que obtengan permiso por parte del Ayuntamiento para incrementar la superficie destinada a la terraza, podrán aumentar el número de mesas pero siempre respetando la proporción del 50% entre mesas y superficie disponible, así como el espacio peatonal en el tramo de vía publica en el que se situé la terraza.

El límite máximo de personas que se pueden juntar es de diez con varias mesas. El número de ellas que se utilicen en cada momento deberá ser acorde a la cantidad gente que se junte, permitiendo que se respete la distancia mínima de seguridad interpersonal.

Se va a exigir que se haga una limpieza y desinfección del equipamiento de mesas y sillas entre unos clientes y otros. Se debe priorizar la utilización de mantelerías de un solo uso. En el caso de que esto no fuera posible, debe evitarse el uso de la misma mantelería o salvamanteles con distintos clientes, optando por materiales y soluciones que faciliten su cambio entre servicios.


Otros requisitos a cumplir

Se fomentará el pago con tarjeta u otros medios que no supongan contacto físico entre dispositivos, evitando, en la medida de lo posible, el uso de dinero en efectivo. Se limpiará y desinfectará el datáfono tras cada uso, así como el TPV si el empleado que lo utiliza no es siempre el mismo.

Se evitará el uso de cartas de uso común, optando por el uso de dispositivos electrónicos propios, pizarras, carteles u otros medios similares. Los elementos auxiliares del servicio, como la vajilla, cristalería, cubertería o mantelería, entre otros, se almacenarán en recintos cerrados y, si esto no fuera posible, lejos de zonas de paso de clientes y trabajadores.

Se eliminarán productos de autoservicio como servilleteros, palilleros, vinagreras, aceiteras, y otros utensilios similares, priorizando monodosis desechables o su servicio en otros formatos bajo petición del cliente.

La ocupación máxima de los aseos por los clientes será de una persona, salvo en aquellos supuestos de personas que puedan precisar asistencia. Deberá procederse a la limpieza y desinfección de los baños, como mínimo, seis veces al día.


Personal del establecimiento

Todos los trabajadores han de tener equipos de protección individual adecuados al nivel de riesgo, y de que tengan permanentemente a su disposición en el lugar de trabajo geles hidroalcohólicos con actividad virucida autorizados y registrados por el Ministerio de Sanidad para la limpieza de manos, o cuando esto no sea posible, agua y jabón.

El uso de mascarillas será obligatorio cuando no pueda garantizarse la distancia de seguridad interpersonal de aproximadamente dos metros entre el trabajador y el cliente o entre los propios trabajadores. Todo el personal deberá estar formado e informado sobre el correcto uso de los citados equipos de protección.

Se habilitará un espacio para que el trabajador pueda cambiarse de ropa y calzado al llegar al centro de trabajo y al finalizar su turno antes de salir de la instalación. La disposición de los puestos de trabajo, la organización de los turnos y el resto de condiciones de trabajo presentes en el centro se modificarán, en la medida necesaria, para garantizar la posibilidad de mantener la distancia de seguridad interpersonal mínima de dos metros entre los trabajadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *