Condiciones para la apertura de comercios y servicios profesionales

Imagen de varias terrazas en el centro de Irun (Gipuzkoa)
Medidas exigidas a la hostelería y restauración para retomar la actividad
4 mayo, 2020
Un trabajador comprueba la colocación del suelo con un nivel
Las obras en locales y viviendas vacías ya están permitidas
4 mayo, 2020

La reactivación de parte de la actividad queda definida y detallada en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Es el caso del sector comercial y de determinadas actividades de servicios profesionales que requieren la apertura al público de locales, cuya actividad se encontraba suspendida tales como peluquerías y centros de estética, servicios de arreglos y reparaciones, y similares.

Para volver abrir es necesario que los establecimientos cumplan una serie de condiciones que permitan compatibilizar esta reapertura con las medidas higiénicas adecuadas para proteger la salud tanto de la clientela como de los propios empleados.

Es importante subrayar que esta apertura es compatible con la prestación por Cese de Actividad que se cobrará hasta el último día del mes del estado de alarma y sus prórrogas (actualmente, 31 de mayo) y el ERTE. En este segundo caso, se permite incorporar a trabajadores de forma paulatina a medida que se va recuperando el ritmo de trabajo.  


Requisitos establecidos

Pueden abrir los locales que tengan una superficie inferior a 400 metros cuadrados y que no se ubiquen en zonas o centros comerciales. Debe establecerse un sistema de cita previa que garantice la permanencia en el interior del establecimiento de un único cliente por cada trabajador, sin que se puedan habilitar zonas de espera en el interior de estos.

La atención individualizada al cliente tiene que estar garantizada con la debida separación física o mediante la instalación de mostradores o mamparas. Puede establecerse un sistema de recogida en el local, siempre que garanticen una recogida escalonada que evite aglomeraciones. Además, debe haber un horario de atención preferente para mayores de 65 años, de 10 a 12 y de 19 a 20 horas.


Medidas de higiene

Es necesaria una limpieza y desinfección de las instalaciones al menos dos veces al día, con especial atención a las superficies de contacto más frecuentes. Una de ellas se realizará al final de la jornada día y la otra, a lo largo del día. En caso de que los hubiera, debe hacerse otra limpieza en cada cambio de turno. El material empleado para estas limpiezas debe desecharse y al terminar hay que lavarse las manos.  

Se han de usar desinfectantes como diluciones de lejía (proporción de 1:50) recién preparada o cualquiera de los desinfectantes con actividad virucida que han sido autorizados y registrados por el Ministerio de Sanidad. Si se utiliza un desinfectante comercial se respetarán las indicaciones de la etiqueta.

Los locales deben disponer de papeleras, a ser posible con tapa y pedal, en los que poder depositar pañuelos y cualquier otro material desechable. Dichas papeleras deberán ser limpiadas de forma frecuente y al menos una vez al día. Está prohibido el uso de los aseos de los establecimientos comerciales por parte de los clientes, salvo en situaciones estrictamente necesarias. En este último caso, se procederá de inmediato a la limpieza.

Es obligatorio el lavado y desinfección diario de los uniformes y ropa de trabajo, en su caso, de forma mecánica en ciclos de lavado entre 60 y 90 grados centígrados. Todos los trabajadores deben contar con equipos de protección individual adecuados, geles hidroalcohólicos con actividad virucida autorizados o cuando no sea posible, agua y jabón. El uso de mascarillas es obligatorio cuando no pueda garantizarse la distancia de seguridad de aproximadamente dos metros.

El fichaje con huella dactilar es preferible que sea sustituido por cualquier otro sistema de control horario que garantice las medidas higiénicas adecuadas o bien se deberá desinfectar el dispositivo de fichaje antes y después de cada uso, advirtiendo a los trabajadores de esta medida.

La disposición de los puestos de trabajo, la organización de los turnos y el resto de condiciones de trabajo se modificarán, en la medida necesaria, para garantizar la posibilidad de mantener la distancia de seguridad entre los trabajadores, siendo esto responsabilidad del titular de la actividad o de la persona en quien este delegue.

La distancia durante todo el proceso de atención al cliente será de al menos un metro cuando se cuente con elementos de protección o barreras, o de aproximadamente dos metros sin estos elementos. En el caso de servicios que no permitan el mantenimiento de la distancia, como pueden ser las peluquerías, centros de estética o fisioterapia, se deberá utilizar el equipo de protección individual oportuno que asegure la protección tanto del trabajador como del cliente.

Los establecimientos deberán poner a disposición del público en la entrada del local dispensadores de geles hidroalcohólicos con actividad virucida y deberán estar siempre en condiciones de uso. Los clientes permanecerán en el interior el tiempo estrictamente necesario para realizar sus compras o recibir la prestación del servicio.

En los establecimientos del sector comercial textil y similares, los probadores deberán utilizarse por una única persona y después de su uso se limpiarán y desinfectarán. En caso de que un cliente se pruebe una prenda que posteriormente no adquiera, tiene que ser higienizada antes de que sea facilitada a otros clientes.

Una vez comience la Fase 1, desde el 11 de mayo en el País Vasco, ya se puede abrir sin cita previa y con un aforo de 30% siempre que se garanticen las distancias de 2 metros entre clientes. A partir de ese momento, hay que mantener el horario preferente para mayores de 65 años y seguirá siendo obligatoria la limpieza al menos 2 veces al día (más si fuera necesario), así como el resto de medidas de higiene y prevención de riesgos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *