Autónomos y pymes tienen opción de moratoria o aplazamiento en alquileres

Gente paseando delante de un comercio en Irun (Gipuzkoa)
Ayuda extraordinaria por el COVID-19 para autónomos y microempresas de Irun
23 abril, 2020
Imagen de edificios de viviendas en Irun (Gipuzkoa)
Ayudas al alquiler en vivienda libre de Euskadi por la crisis del COVID-19
1 mayo, 2020

El Consejo de Ministros ha aprobado esta semana un nuevo decreto ley que incluye un nuevo paquete de medidas de diversa índole (económica, fiscal, laboral), entre las cuales hay una específica relacionada con el pago de los alquileres para determinados colectivos afectados por la pandemia del coronavirus.

Los autónomos y pymes cuya actividad ha quedado suspendida desde el inicio del estado de alarma o hayan visto reducida su facturación en al menos un 75% pueden pedir hasta el 23 de mayo la moratoria o aplazamiento del pago del alquiler. Esta opción se podrá solicitar siempre y cuando no hubiera ya un acuerdo previo de estas características o reducción de renta entre ambas partes.

Otro aspecto a tener en cuenta es el tipo de propietario del inmueble, es decir, si es un particular o un gran tenedor o empresa, de cara a ver qué medida es de aplicación.

Propietario empresa o gran tenedor

Se refiere a los casos en los que el propietario es una empresa o entidad pública de vivienda o un gran tenedor (con más 10 inmuebles o una superficie superior a 1.500 metros cuadrados).

Existe opción de pedir la moratoria y esta se aplica de manera automática a todo el periodo de alarma, incluidas las prórrogas que se vayan solicitando. También cubre las mensualidades siguientes, pudiéndose prorrogar mes a mes hasta un máximo de cuatro.

La renta se aplazará sin devengo de intereses, ni penalización mediante el fraccionamiento de las cuotas en el plazo de 2 años (desde que finalice el periodo anterior y siempre que el contrato no venza antes).

Pequeño propietario

Se entiende porque pequeño propietario aquel que tiene menos de diez inmuebles o la superficie es inferior a 1.500 metros cuadrados. Para estas situaciones se da la opción de pedir el aplazamiento temporal y extraordinario en el pago de la renta.

Es necesario para ello que haya un acuerdo entre las partes (de entrada puede ser verbal, pero debe firmarse un documento en algún momento para que conste por escrito) y en él se podrá disponer de la fianza para el pago de la renta. Esta debe reponerse en el plazo de un año desde la celebración del acuerdo.

​Consecuencias fiscales

No habrá que ingresar las retenciones en la Hacienda Foral de Gipuzkoa hasta que se hayan abonado los alquileres. Respecto al IVA , se ingresará la cuota del impuesto atendiendo a devengo, es decir, en el mes que se genere la renta, independientemente de que esta se haya cobrado o no.

En caso de que el acuerdo sea de minoración de alquiler se deberá ingresar sólo el IVA correspondiente a la nueva renta pactada. Si ambas partes acuerdan exoneración de cuota, no corresponde ingresar IVA de esos periodos. Por último, en el aplazamiento se ingresará el total del IVA de las cuotas en el periodo correspondiente, independientemente de cuando se vayan a cobrar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *