Medidas tributarias por el COVID-19 de la Diputación de Gipuzkoa

Líneas de financiación y ayudas al teletrabajo por el COVID-19
25 marzo, 2020
Autónomos y pymes: estas son las medidas del Gobierno ante el COVID-19
1 abril, 2020

La Diputación de Gipuzkoa ha aprobado varias modificaciones en los plazos de las obligaciones tributarias para dar más tiempo a los contribuyentes. De esta forma, se quiere facilitar que puedan cumplir con ellas, dado que el COVID-19 y el estado de alarma han alterado por completo nuestro día a día.

Una de las principales novedades tiene que ver con las declaraciones del primer trimestre del año. El ente foral ha ampliado el plazo de presentación del 25 abril al 1 de junio. Esta medida también se ha adoptado para los informativos (720) y el resto de modelos cuyo plazo finalizaba el 14 abril y que ahora se extiende hasta  el citado 1 de junio.  

Este nueva fecha va a permitir retrasar el primer pago trimestral del IVA y de las retenciones del IRPF en un momento en el que la actividad laboral está muy limitada, lo que está suponiendo un lastre económico para muchas empresas y autónomos.

Otros de los tributos que han visto modificados sus plazos son los relativos al pago de declaraciones y autoliquidaciones de febrero, que se pueden realizar hasta el 27 de abril. Esta nueva fecha es la de referencia para todos los modelos cuyos plazos de presentación estaban fijados entre el 14 de marzo y el 25 de abril.

De igual forma, se retrasa un mes el pago para los vencimientos del 25 de marzo y el 10 de abril, que pasan a ser ahora el 27 de abril y el 11 de mayo respectivamente. También se retrasan, por tanto, un mes cada uno de los vencimientos posteriores en caso de que los hubiera.

Cabe recordar también que los contribuyentes del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas que ejerzan actividades económicas no están obligados a autoliquidar e ingresar en la Hacienda Foral de Gipuzkoa los pagos fraccionados del primer y segundo trimestre de 2020. Esto hace referencia a los modelos 130 que se presentan y liquidan el 10 de mayo y 10 de agosto.

Este modelo es en realidad un pago a cuenta de IRPF de 2020 que se regulariza en la declaración de la Renta 2020 (que se declara, por tanto, en 2021) y que puede suponer que, al haber ingresado menos pagos a cuenta durante el 2020, la declaración de la Renta pueda salir a pagar mayor importe o menos a devolver de lo que estén acostumbrados.

Relacionado con todas estas novedades a causa de la pandemia del coronavirus, la Hacienda foral ha reforzado los equipos que trabajan en el capítulo de las devoluciones, en especial los del IVA, para intentar reducir los plazos y devolver liquidez lo más rápido posible tanto a las personas autónomas como a las empresas.

Asimismo, entre las medidas aprobadas, la Hacienda guipuzcoana concederá aplazamientos de modo automático hasta un límite de 300.000 euros, sin garantías, y con un plazo de devolución de 24 meses. En lo que se refiere a los aplazamientos vigentes se ha optado por retrasar el plazo de marzo a abril.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *